TITULOREV130


 

Inteligencias Múltiples

Para la comprensión de lectura

en la escuela rural, La Guajira

03072019 art2Son muchas las diferencias que existen entre un contexto urbano y un contexto rural: las costumbres, las tradiciones, las construcciones, el comercio, la economía, las instituciones y centros escolares, los espacios públicos, las industrias, los lugares de diversión y recreación. El contexto rural ofrece la inmensa riqueza de los campos, la gente, los espacios naturales que se deben aprovechar al máximo en busca de mejorar no solo las condiciones de vida sino también luchar por el rescate de los valores culturales propios de las comunidades.

Desde la propia arqueología escolar se encuentra que la escuela no nace para el medio rural sino en y para el contexto urbano. Es difícil comprender las diferencias que existen entre el medio rural y el urbano, hecho que lleva a la escuela del contexto rural a la búsqueda por “lograr que sus alumnos se integren en pie de igualdad en las nuevas formas sociales que tienden a imponerse valorando a la escuela rural con entidad propia” (Del Barrio, J.M. 1996, p. 86), la Institución Educativa Ana Joaquina Rodríguez Molina de Cañaverales y sus diferentes sedes: la Boca del Monte, los Tunales, Pondorito, Corralejas y el mismo Cañaverales se encuentra inmersa en un contexto rural rodeado de una gran diversidad de flora y fauna, donde prevalecen hermosos paisajes con una inmensa riqueza agrícola, ganadera, de especies vegetales y animales que forman el patrimonio cultural de estas comunidades. Este entorno se veía como un limitante para desarrollar buenas prácticas educativas, se creía que el contexto rural que rodeaba a los estudiantes no les permitía desarrollar habilidades y ser competentes en las diferentes áreas académicas.

Los análisis evidenciaron la necesidad de aprovechar el entorno escolar que rodea a cada aula para contar con una variedad de recursos que permitieran fortalecer el quehacer del maestro y ofrecer una propuesta formativa más dinámica con el objetivo de que los estudiantes puedan vivenciar de manera real y práctica los contenidos desarrollados en clase. No se tenía en cuenta que los estudiantes, debido a que pertenecen a un contexto rural, natural, con las condiciones socioculturales antes mencionadas, poseen ciertas habilidades: participan en las actividades al aire libre, disfrutan del campo y de la naturaleza, poseen conocimientos del agro.

Si se considera el contexto como el lugar donde se da el proceso de aprendizaje, las investigadoras tenían en cuenta para la acción pedagógica solo el escenario escolar. Los entornos sociales, familiares, comunitarios, regionales y culturales se comprendían como un referente general mas no como un medio para la formación de los niños. El apoyo para el docente se centraba en los equipos y herramientas tecnológicas pero no en la variada y amplia naturaleza, y el sinnúmero de elementos que vale la pena descubrir, los hermosos paisajes y los ecosistemas para conocer y explorar.

Junto con ello, como parte de las interacciones de aprendizaje, se debe considerar la forma en que viven y piensan las personas, valorar los intereses de los estudiantes, sus gustos, sus deseos y sus emociones. Es necesario conocer sus pensamientos, sus creencias, sus preconceptos; es decir se debe tener en cuenta el contexto situacional entendido como el medio sociocultural, ambiental, institucional e histórico en el que viven los niños como uno de los referentes fundamentales para iniciar procesos de enseñanza-aprendizaje.

Para comprender de manera real y verdadera lo que el estudiante piensa y vive es necesario conocer el contexto en el que está inmerso, debido a que este influye grandemente en su proceso de aprendizaje y permite a los docentes adaptar sus prácticas pedagógicas y utilizar estrategias novedosas que generen la apropiación de los aprendizajes del niño en la escuela.