TITULOREV130


 

EDITORIAL

 

03072019 art1

El Plan Nacional de Desarrollo no cierra

la “brecha” en la educación rural y campesina

La Ley General de Educación, estableció hace 25 años, en su capítulo 4°, la ruta a seguir con respecto a la Educación Rural y Campesina. Una vez expedida la ley, las administraciones neoliberales procedieron a desconocerla, con los desastrosos resultados que, el Gobierno Nacional registra pero, a su vez desconoce, con el propósito de continuar en las mismas o peor.

“El 63% de las escuelas rurales no cuenta con agua potable, el 49% tiene baños en mal estado, el 16% funciona sin electricidad, el 47% no tiene acceso a internet y el 54% carece de línea telefónica. Los datos son alarmantes, en el año 2015, en Colombia, el promedio de años de educación en zonas rurales fue de 5,5 años, mientras que en zonas urbanas fue de 9,2 años y solo 20 de cada 100 bachilleres graduados en zonas rurales lograron ingresar inmediatamente a la Educación Superior (Plan decenal de educación 2016 – 2026)”.1 Y, el autor del artículo agrega, “…en relación con la calidad de la educación rural básica, según el MEN, los resultados de las pruebas Saber de los grados 3º, 5º y 9º del año 2017, muestran que alrededor de 72% de los estudiantes del sector oficial de la zona rural, en los tres grados mencionados y en las áreas de lenguaje y matemáticas, tienen un desempeño insuficiente o mínimo”. 

Inteligencias Múltiples

Para la comprensión de lectura en la escuela rural, La Guajira

03072019 art2Son muchas las diferencias que existen entre un contexto urbano y un contexto rural: las costumbres, las tradiciones, las construcciones, el comercio, la economía, las instituciones y centros escolares, los espacios públicos, las industrias, los lugares de diversión y recreación. El contexto rural ofrece la inmensa riqueza de los campos, la gente, los espacios naturales que se deben aprovechar al máximo en busca de mejorar no solo las condiciones de vida sino también luchar por el rescate de los valores culturales propios de las comunidades.

 


LO RURAL Y LO URBANO:

un diálogo inter-escolar mediado pedagógicamente

03072019 Art3En el año 2015 se plantea y desarrolla el proyecto de aula: “En lo diverso nos encontramos” que tenía como propósito identificar la diversidad desde los orígenes regionales como elemento enriquecedor para una sana convivencia abordando la escuela como un escenario complejo, dinámico, abierto, en el que confluyen diversos actores e intencionalidades.}

En 2016, se desarrolla con estudiantes invidentes, de baja visión y regulares de los grados 7° y 8° el proyecto de área “Cartografías sonoras” desde un intercambio de experiencias de los estudiantes del Colegio República de China con estudiantes del Colegio Técnico Rural Combeima de la ciudad de Ibagué, a partir de cartas escritas, sonoras y visuales. Con el fin de reconocer la importancia del respeto al otro desde el reconocimiento de la diversidad.

 


Concepciones de oralidad en

zonas rurales

03072019 art4Seguramente todos recordamos la forma como aprendimos a leer, algunos tendrán sus primeros trazos, cartas o escritos que atesoran por su valor sentimental, pero alguna vez nos hemos detenido a pensar ¿Cómo llegamos a expresarnos en la forma como lo hacemos? ¿Cuál fue esa primera palabra que nos permitió dejar de llorar y nos abrió las puertas para exigir, solicitar o persuadir?

Esa palabra, sin saberlo, son nuestros primeros pasos en el mundo de la oralidad; un campo relativamente nuevo en estudios lingüísticos, prácticamente no explorado en zonas rurales y algunas veces dejado a un lado por docentes de lengua castellana debido a las características de espontaneidad en la adquisición que se le atribuyen.

 


Marco Raúl Mejía Jiménez:

Una vida dedicada a la educación popular

Discurso de aceptación del título de Doctor Honoris Causa en Educación,

de la Universidad Pedagógica Nacional

03072019 art5Hoy, luego de largas reflexiones y de preguntarme qué debo decir, y de reconocer que no fui consciente del valor de este acto y la generosidad de quienes lo propician, sino cuando, a propósito de la publicación como noticia en la página de la universidad me encontré frente a la avalancha de felicitaciones por los más variados medios y desde los más diversos lugares, lo cual me hizo tomar consciencia de su importancia. Y allí, la pregunta que intento responder hoy: ¿de qué manera uno de los nueve hijos de Tiberio y Gilma, dedicados al comercio y al cuidado de sus tierras y la crianza de sus hijos, nacido en la montaña de un bello pueblito del suroeste antioqueño llamado Palermo, está hoy acá recibiendo honores por una causa impensable en su lejana infancia.

 

suscríbase   23mayo13052019   Youtube

bannertmp